lunes, 30 de noviembre de 2015

La revolución cantonal.


Esta serie me la envió mi amigo Alfonso Descalzo, y sin cambiar ni una coma ni atribuirme ningún mérito, la he convertido en post. Ignoro quién es el autor de los textos, pero espero que me permita utilizarlos y desde aquí le agradezco su amabilidad. Como se trata de un episodio de la Historia de España, no debería ser novedad para nadie, pero, tal y como el texto sugiere, muchos de estos delirantes sucesos han sido a menudo silenciados o maquillados. Que nadie  vea en esta entrada intencionalidad política. Si hay algún error, que me perdonen los historiadores amigos.











































8 comentarios:

  1. El que me hace mucha gracia es Estanislao Figueras cuando, durante una sesión del Consejo de Ministros, exclama: "Señores, voy a serles franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros" y se fuga. Me lo imagino en el parque del Retiro, tomando el solecito y dando de comer a las palomas para hacer tiempo hasta la salida del tren con el que huyó a Francia. País, como diría Forges.

    ResponderEliminar
  2. Una bandera turca recoloreada, la república independiente de Jumilla, con sus justísimos desquites y los 500 del Batallón de Cazadores de Mendigorría: parece una película de Berlanga ¡Qué talento tenemos los españoles para la parodia!

    ResponderEliminar
  3. Buenísimo lo de Estanilao Figueras, Carmen. Me he reído a carcajadas.Para ti no es nada nuevo, claro, pero estoy seguro que mucha gente ignoraba esta opereta. Como dice mi hijo Manuel, es de Berlanga.

    ResponderEliminar
  4. Carmen, Manuel, decidme la verdad ¿todo esto va en serio? ¿Por qué no se menciona en los libros de historia? ¿Me he vuelto loca? Razón tiene tu hijo, Manuel, parece de Berlanga o de Forges. Es como un chiste malo. Yo sabía que este país era un poco excéntrico, pero esto es una locura total. Ay qué risa por dios!!

    ResponderEliminar
  5. Todo esto es verdad, Rosa. Qué no lo supiera yo, que hice el bachillerato durante el franquismo, es lógico, pero que no se enseñe en la democracia es de vergüenza. Yo sabía algo de la independencia de Cartagena por una anécdota que solía contar mi padre. A un tenor muy malo, durante una representación en Cartagena, se le escapó un gallo. El público empezó a abuchearle, pero el cantante gritó: "¡¡Viva Cartagena!!!", y el abucheo se trocó en clamorosa ovación. Somos así, Rosa.

    ResponderEliminar
  6. No tenía ni idea de todo esto que se cuenta y lo que me parece peor es que nuestros políticos también desconocen esta parte de la Historia. Desde luego les vendría bien esta lección, sobre todo a los que últimamente se dedican a "marear la perdiz" (por decirlo de una manera suave que Figueras lo diría mucho más contundentemente)
    Un saludo, Manuel, y gracias por ilustrarme.
    P.D. Estanislao Figueras ¿sigue en activo? porque yo le voto.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Kirke. No sé si otros países tachan también las partes más vergonzosas de su historia, como se hacía en los seminarios con el reinado de algunos papas. Lo que no cabe duda -por usar una frase hecha- es que de aquellos barros vienen estos lodos.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos y me ayudan a mejorar el blog