lunes, 30 de marzo de 2015

Rod McKuen


¿Usted suele mirar en el disco que acaba de comprar quién ha compuesto cada canción? Si no lo hace a menudo no es probable que sepa quién fue Rod McKuen. Sin embargo ha muerto hace poco, hace exactamente dos meses. Yo me enteré por casualidad y, como tantas veces ocurre, me quedé sorprendido: no sé si porque daba por supuesto que ya había muerto o porque me había olvidado por completo de su existencia. Seguramente por esto último. En ese momento tiene uno la sensación de haber sido injusto con un recuerdo. Busqué en las estanterías y, no sin dificultad, encontré un librito desvencijado por el uso titulado Stanyan Street. Su autor, Rod McKuen.

Nació en un hospital de caridad en Oakland, California. No conoció a su padre biológico y el segundo marido de su madre era un alcohólico violento que le maltrataba. Se escapó de casa a los 11 años y subsistió trabajando como  peón de rancho, topógrafo, trabajador del ferrocarril, leñador, vaquero de rodeo, doble de acción en el cine y pinchadiscos en la radio. En la década de 1950 trabajó como columnista y guionista de propaganda durante la Guerra de Corea. Luego se instaló en San Francisco, donde leyó su poesía en los clubes junto a poetas beat como Jack Kerouac y Allen Ginsberg. Al final, después de esa dickensiana  infancia, alcanzó la fama y compuso canciones para varias generaciones de cantantes, desde Frank Sinatra a Madonna.

En 1971 yo no sabía nada de Rod McKuen. Ojeando en las librerías (creo que fue en Visor) me llamó la atención el librito que antes he mencionado. Fue un libro fetiche para mí y un grupo de amigos. Creíamos haber descubierto un poeta nuevo y lo adoptamos como emblema en nuestras reuniones. No todos sus poemas eran buenos, pero algunos nos emocionaban y, sobre todo, era nuestro poeta, el que solo nosotros conocíamos. Sin saber que muchos textos eran letras de canciones, nos atrevimos a improvisar una música para  cantarlos. Ahora que ha muerto me doy cuenta de que, en la distancia, sus versos crearon un vinculo poético que aún conservo. Lean si quieren el siguiente poema y perdonen que no lo traduzca.

CHANNING WAY, 2
I should have told you
that love is more
than being warm in bed.
More
than individuals seeking an accomplice.
Even more than wanting to share.
I could have said
that love at best is giving what you need to get.
But it was raining
and we had no place to go
and riding to the street in a cab
I remembered
that words are only necessary after love has gone.

2 comentarios:

  1. Es uno de los poemas a los que pusiste música. Entonces nos parecía más importante tener un Rebox que un sofá.
    Perdimos la cinta, que apareció hace poco en una caja de vinilos que íbamos a regalar a un amigo.
    Y la oímos. Tuvo que ser en el coche porque ya no tenemos reproductor de casetes.
    Y recuperé tu voz, la voz de cuando eramos más jóvenes y nos parecía más importante tener un Revox que un sofá

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos y me ayudan a mejorar el blog